1000 pases

Ladislao Hernández

En unas cuantas horas sabremos con quién nos jugaremos los octavos. El panorama es menos temible de lo que se esperaba, pero igualmente respetable: Benfica, Oporto, Leverkusen, Bayern o PSG. Cada cual tiene su miga y en todos ellos, viejos amigos: Casillas, Thiago, Maxwell, Motta, Grimaldo, Chicharito… Anotemos que el campeón de la pasada edición ha quedado segundo de su grupo: chitón en la capital. Dicen que es una estrategia.

La única estrategia del Real Madrid, como tantos otros equipos, es intentar deshacerse de la pelota en cuatro pases, a ser posible en la portería ajena. Vive del contraataque, la velocidad, el golpe seco y duro, sin miramiento ni finta. Para el Barcelona la pelota es un objeto de respeto, de culto, con el que se juega durante noventa y tantos minutos. La pelota se trata con consideración y mimo. Cuantos más pases recibe, más moldeada queda, más propicia para el gol. Contra el Borussia Mönchengladbach el Barcelona recuperó esencia -no toda, pero sí gran parte- y fue capaz de realizar casi 1000 pases en un partido. Ni los alemanes eran un rival poderoso ni el partido trascendente, pero lo mismo da: a la pelota se la quiere. De los casi 1000 pases, Iniesta se llevó más de un diez por ciento en sus botas y en una sola hora de juego. Con Andrés en el campo, en el sorteo de octavos hay solo un equipo que temer para que el Barça no encarrile su pase: un FCB sin pelota.

WhatsApp Image 2016-12-06 at 23.52.19.jpeg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s