El bicho en su caverna

Ladislao Hernández

Canario, el antiguo extremo del Real Madrid, dijo recientemente que el fútbol de toque del Barcelona le aburría. Al hombre le pone la velocidad animal, el sudor y la peste. A Guti le pone que el Balón de Oro dado a Cristiano IRPF7 escueza en Barcelona. No escuece, tales despropósitos no escuecen, dejan patidifuso por lo que tiene de chiste.

La prensa ultramadrileña ha encontrado el apodo ideal para su ídolo, el millonario presumido. Ahora le llaman “el bicho”, como quien habla de un montón de carne con pelo y gomina. Hay que reconocer que corre como una bestia y grita como tal en el césped y en los escenarios. El  Bicho vive en una cueva profunda a donde se asoman sus devotos, desde Japón hasta Moncloa.

Al Bicho le han dado otro Balón de Oro, ese premio que ya no sabemos ni quién lo entrega ni por qué se da. La diferencia entre Leo Messi y Cristiano Ronaldo este año 2017 reside en dos hechos: uno ganó la Liga, el otro la Champions League. Una Champions League que se juega contra la Roma, el Wolfsburgo, y el Manchester City es una Champions League muy muy devaluada. Puestos a pesar, vale mucho más una Liga contra el propio Real Madrid, el Sevilla y el Atlético de Madrid. La otra diferencia estuvo en la final de la competición continental de selecciones que jugó cada cual. Leo Messi perdió una final que jugó y hasta la que condujo a su selección. Cristiano se encontró de rebote con una final y la ganó sin jugarla. O quizá Portugal ganó una final porque no estaba el Bicho.

En Barcelona no hay bichos, hay acróbatas, malabaristas y poetas. Es la diferencia entre la Casa de Fieras y el Circo del Sol. En Barcelona se disfruta el fútbol que aburre a Canario y escuece a Guti en el pompis. Leo Messi es capaz de correr y rematar como el Bicho -y Suárez, y Ney- y encaja en portería un tanto por ciento más alto de chuts a primer golpe. Cristiano es proclive a enchufar varios ensayos al graderío antes de marcar, sacar pecho y pegar un grito bichuno. Además Messi es capaz de jugar en pocos metros cuadrados. Los bichos en poco espacio se nublan y son animales torpes: osos de feria, elefantes en cacharrería, vaca en establo.

Todos los que votaron para que diesen el Balón de Oro al Bicho de la Caverna se habrán dado cuenta, disfrutando la segunda parte que se marcó Leo Messi contra el Espanyol, de que han mandado el Balón de Oro, de un patadón, al fondo de una cueva donde acechan los bichos y ahora también los canarios y los gutis.

(Nota de Navidad: En Copa marcó, por fin, Alcácer pero la noticia es el magnífico nivel del banquillo: Denis, Gomes, Rafinha, Aleix, Rakitic y sobre todo Arda, el turco. Messi en estado de gracia, Suárez desatado, Iniesta sublime, Turan furioso. ¿Quién quiere Navidad? Que vuelva la Liga ya.)

14823630904732053383605

Seguir leyendo “El bicho en su caverna”

Noventa y cinco minuti

Ladislao Hernández

Osasuna fue el trámite que esta Liga no convirtió en trampa. Este año que se acaba las trampas fueron la visita del Alavés y la del Málaga y el desplazamiento a Balaídos. El sufrimiento en Anoeta y los empates con ambos equipos capitalinos forman parte de la habitual Liga imprevista.

La semana nos ha dejado la sensación de tener buenos laterales, asunto fundamental en este esquema de juego, porque Aleix Vidal se reivindicó ante el Borussia como Sergi Roberto (que sigue sorprendiendo) y Alba (no, no es Digne) lo hicieron en el Sadar. Y poco más: que el Madrid sigue ganando con el balón parado del último suspiro y es una buena noticia que sea un central quien triunfa en tanto a sus delanteros les aprietan los chicos de la cantera. En el Barcelona quien tiene la sartén por el mango es Messi y vemos cómo Gomes aprende de Busquets tanto como Denis lo hace de Iniesta.

Pero hoy fue día de sorteo de octavos. Para el Barça un habitual, el París Saint Germain, con un partido de ida en el inolvidable Parc des Princes. Podía haber sido peor, sí, pero podía haber sido mucho mejor. El PSG  ha sido el segundo clasificado con mejor puntuación, peleando a cara de perro con el Arsenal una primera plaza que solo el empate del Ludogorets en París pudo evitar. Para el Madrid, el Napoli, con partido de vuelta en San Paolo. Ojo, noventa y cinco minuti en Italia son molto longo.

Pero antes del parón otra visita trampa: pericos en el Camp Nou. Ave que vuela, a la cazuela.

WhatsApp Image 2016-12-11 at 15.17.27.jpeg

1000 pases

Ladislao Hernández

En unas cuantas horas sabremos con quién nos jugaremos los octavos. El panorama es menos temible de lo que se esperaba, pero igualmente respetable: Benfica, Oporto, Leverkusen, Bayern o PSG. Cada cual tiene su miga y en todos ellos, viejos amigos: Casillas, Thiago, Maxwell, Motta, Grimaldo, Chicharito… Anotemos que el campeón de la pasada edición ha quedado segundo de su grupo: chitón en la capital. Dicen que es una estrategia.

La única estrategia del Real Madrid, como tantos otros equipos, es intentar deshacerse de la pelota en cuatro pases, a ser posible en la portería ajena. Vive del contraataque, la velocidad, el golpe seco y duro, sin miramiento ni finta. Para el Barcelona la pelota es un objeto de respeto, de culto, con el que se juega durante noventa y tantos minutos. La pelota se trata con consideración y mimo. Cuantos más pases recibe, más moldeada queda, más propicia para el gol. Contra el Borussia Mönchengladbach el Barcelona recuperó esencia -no toda, pero sí gran parte- y fue capaz de realizar casi 1000 pases en un partido. Ni los alemanes eran un rival poderoso ni el partido trascendente, pero lo mismo da: a la pelota se la quiere. De los casi 1000 pases, Iniesta se llevó más de un diez por ciento en sus botas y en una sola hora de juego. Con Andrés en el campo, en el sorteo de octavos hay solo un equipo que temer para que el Barça no encarrile su pase: un FCB sin pelota.

WhatsApp Image 2016-12-06 at 23.52.19.jpeg

Cabezón de Camas

Ladislao Hernández

El Real Madrid sigue encaramado al primer puesto gracias al Cabezón de Camas, ese virtuoso de la gomina y el tatuaje que ha dedicado su gol a las familias de las víctimas del Chapecoense, tras el desgraciado accidente de esta semana pasada. ¿De verdad que las familias de las víctimas merecen un cabezazo de Sergio Ramos? Podía dedicárselo a Di Stéfano, a Juanito, a un socio recién fallecido, a un niño enfermo que viste la camiseta del Madrid o a cualquier otro madridista orgulloso, pero no a las familias de las víctimas. Ellos hubiesen preferido el Campeonato de la Copa Sudamericana y celebrarlo con su equipo en su ciudad, no un cabezazo del cabezón. Lo trata como si fuera un equipo pobre y pequeño, necesitado de las dedicatorias del Madrid: el Chape tiene goles en su memoria que valen todos los cabezazos de Ramos juntos.

Piensa quizá el Infeliz que alguien más allá del madridismo puede agradecer esa dedicatoria. El exceso de orgullo y la ceguera del éxito siguen haciendo mella en el twitter de Sergio, que ya no hay quien lo controle. Todavía recordamos aquel tuit animando a la selección española femenina de waterpolo meses después del partido, cuando el muchachote estaba viéndolo en diferido. Y es que era entonces y solo entonces cuando el partido tenía sentido, cuando sus santos y torpes mojones se pusieron a verlo, para pillar siesta. Ahora le pasa lo mismo, -llámenlo torpeza, inocencia, o tontuna contumaz-, pero va dedicando sus goles cual torero, como si el mundo entero tuviese que darle valor a sus cabezazos. Es posible que se lo devuelvan envuelto o que alguno le diga que deje de hacer el soplagaitas.

El Madrid siempre huele a machote, a épica, a héroe sudado, a arrestos de fin de partido, a espíritu de Juanito con Varón Dandy. De hecho sus seguidores se enorgullecen del coraje y su machirulidad. El cabezazo recordó a aquel que injustamente quitó su primera Champions al Atleti. Aquel recuerdo sigue emocionando a sus seguidores que alcanzan orgasmos, en su cama de matrimonio o en el frote de la soltería, evocando aquella noche de Lisboa.

El Barcelona, desde hace más de veinte y cinco años huele a poesía, a balón suave e hipnótico, a elegancia. Sí, mea colonia. Ese valor solo lo puso ayer Andrés Iniesta, y ni siquiera cuando salió pudo hacer abandonar la apatía a una defensa poco afortunada.

Los voceros de Madrid han elevado de nuevo a Sergio Ramos a Talismán Bendito. Lo sacarán en continua procesión de la Sexta a Cuatro, de A3 a la 1 y vuelta a su templo. Marca y As patrocinan la canonización. Este es el nivel.

Creo que ni uno ni otro, ni Barcelona ni Madrid están en su mejor momento. Esta Liga no se merece que estén ambos en cabeza, pero si el empate ha sido un demérito de ambos, el que encabecen la Liga es un demérito de todos los demás: el Atleti que tropieza con los pericos, el Villareal que se durmió en Butarque, o el Sevilla a quien abofeteó el Granada.

Pero hay un enorme rayo de esperanza: con un Modric en pleno esfuerzo, con Ronaldo en racha y con Ramos beatificado, el Madrid solo está a seis puntos. El Barça sufre con la Real, pierde con el Alavés y el Celta. Pero el Madrid lo hace con el Spórting y podemos asegurar que Valencia o Sevilla no van a ser plato de gusto. Esta Liga, a poco que se le pongan ganas, tiene que ser blaugrana.

sergio-ramos-rueda-prensa

La piel del oso

Ladislao Hernández

La prensa amarillista, que en España tiene color blanco con bandas moradas, anuncia que el Barcelona está en horas bajas y que la famosa “messidependencia” abrirá una brecha en el equipo cuando mañana por la tarde empiece a rodar la pelota en el Camp Nou.  No sería la primera vez en que se las prometían felices y se llevaron un sopapo (así, de mano abierta) en la boca. Cuando Mourinho, ese frustrado antídoto de Guardiola, se presentó hace seis años y cuatro días en el Camp Nou llegaba con un punto de ventaja y mucha arrogancia. Se llevó un saco de cinco.  Aquel huracán de fútbol lo capitaneaba Xavi y tenía a Villa, Messi y Pedro como tridente. Hasta marcó Jeffren, el chico impaciente. Casillas sigue buscando la pelota de aquella noche en la oscuridad del muelle de Oporto.

Es cierto que este Barcelona no es el de las dos últimas ligas. Algo no llega a cuajar. Es curioso que mientras estuvo en vigor la prohibición de la UEFA para fichar, el equipo se compuso y rehízo de manera eficaz. Desde que se abrió la posibilidad de fichajes se puede percibir un aire errático en las líneas traseras. Esperemos que Umtiti haga buena la gestión de la dirección deportiva, pero Alba sigue sin llegar al cien por cien, Piqué renquea y saltan las alarmas, Mascherano envejece, Mathieu ya no es recambio y Sergi Roberto sigue siendo una reconversión. Digne es digno y Vidal un apestado. ¿Nadie se dio cuenta de que la línea flojeaba desde el inicio de Liga?

Arriba Ney sigue a lo suyo, Suárez saca los dientes y Messi espera volver por derecho. Alcácer y Arda parecen estar en otra plantilla. En el medio campo Busquets no encuentra satisfactoria compañía cuando no está Iniesta. La ausencia de Andrés es un aviso muy importante: el equipo sufre muchísimo cuando no está, y este próximo año cumplirá 33. Rakitic no parece el decisivo de las últimas temporadas ni encuentra su sitio en un centrocampismo donde Rafinha saca castañas del fuego, Denis no llega a romper y Gomes sigue en la luna de Valencia.

Todo puede ser cierto, que el Barcelona anda enfilando el enésimo fin de ciclo (que ya le anunciaron a Tito, que medio remató el Tata y que reflotó Lucho) y puede ser que Zidane lleve esa caja de truenos que es el Real Madrid por buen cauce, porque Cristiano parece tener la libido calmada y busca dar a la Florentinidad su segunda edad de oro tras dos Champions ganadas en el bigote del Atleti, como legado de madurez. Pero siempre huele a podrido en As-Marca y están animando el cotarro, deseosos de dar el golpe, sin prudencia. No aprenden. La piel del oso no se vende antes de cazarla. La piel del Barcelona es dura. Que se lo digan a Mou.

1449703895862